A+ R A-

Tribunal europeo podría resolver que los beneficios para el matrimonio tradicional son discriminatorios

Correo electrónico Imprimir PDF
Expertos jurídicos advierten que un tribunal europeo está a punto de resolver que la condición jurídica privilegiada de la que goza el matrimonio tradicional en Alemania contraviene a las leyes de la Unión Europea.

Un abogado general del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), que es el mayor tribunal en asuntos legales de dicha comunidad, emitió una opinión dirigida a la corte que afirma que las parejas del mismo sexo deben tener acceso a los mismos beneficios laborales que las parejas casadas en todos los estados de la UE, independientemente de las leyes constitucionales de cada estado.
 
Si bien el parecer del abogado general, uno de los ocho que asisten a la corte, no es vinculante para ella, las opiniones casi siempre son acatadas.


Uno de los principales activistas austríacos de derechos homosexuales calificó «de avanzada» la opinión del abogado general. «Si el TJUE la respeta, los 27 estados-miembros deberán otorgar a las parejas del mismo sexo el acceso a todos los beneficios de empleo que disfrutan las parejas casadas, sin importar que autoricen o no las uniones registradas», dijo el dr. Helmut Graupner.

Tal hipótesis jurídica llevada a su término lógico podría no sólo modificar los beneficios laborales, sino que también podría ser utilizada para intentar anular las leyes de matrimonio tradicional en cada uno de los 27 países de la Unión Europea. Este escenario encontró fuerte oposición por parte de abogados de derechos humanos centroderechistas.

«La Unión Europea fue fundada sobre el respeto a la soberanía nacional», dijo a Friday Fax Roger Kiska, asesor jurídico del Alliance Defense Fund. «Si se acata la opinión del abogado general, se destruye esta soberanía al hacer que todas las naciones europeas sean vulnerables a una legislación que promueve leyes anti-vida y anti-familia a pesar de la voluntad nacional de ese país. No es función del TJUE legislar en nombre de toda Europa sin que Europa tenga voz en el asunto», sostuvo Kiska.

El caso, Jürgen Römer vs. Ciudad de Hamburgo, involucra a un empleado jubilado del gobierno alemán que inscribió su unión civil conforme a las leyes de su país. Römer entabló una demanda contra la ciudad alemana por percibir una pensión inferior a la otorgada a un jubilado casado. Las leyes germanas autorizan el matrimonio únicamente entre personas de distinto sexo y la unión registrada sólo a parejas del mismo sexo.

Dado que el caso implica leyes estatales potencialmente contrapuestas a la legislación de la Unión Europea, una corte alemana lo remitió al tribunal europeo para que mediante un fallo preliminar determinara si la legislación alemana viola las nuevas Directivas Antidiscriminatorias de la UE aplicadas al empleo. El fallo del TJUE es vinculante para Alemania en la medida en que el tribunal interprete la legislación de la UE en el caso.

El año pasado, Alemania fue víctima de la presión ejercida por agrupaciones de derechos homosexuales debido a que bloqueó en un comienzo las directivas contra la discriminación argumentando que la UE no tenía autoridad jurídica para intervenir en algunas de las áreas contempladas en dichas pautas.

Según el sitio web de la Comisión Europea, «La unión registrada permite a dos personas que conviven en pareja inscribir su convivencia ante la administración correspondiente de su país de residencia». Actualmente, 12 de los 27 estados de la UE no reconocen que las uniones registradas sean equivalentes al matrimonio.

Observadores del tribunal creen que es inminente una resolución definitiva del caso por parte de los jueces del TJUE.

Traducido por Luciana María Palazzo de Castellano

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Lo mas leido...