A+ R A-

Firma: Libertad para Nicolás, víctima del 'matrimonio' homosexual

Correo electrónico Imprimir PDF

 

Nicolás Bernard-Busse, un joven parisino de 23 años, está en la cárcel por oponerse pacíficamente a la ley del «matrimonio homosexual» que el gobierno de Hollande ha impuesto en Francia.

Ha sido condenado en tiempo récord a dos meses en prisión y 1.000 euros de multa. Nicolás no podía ocultar en el juicio los visibles hematomas de la brutal detención, los policías ni siquiera se presentaron para mantener su versión de los hechos.

¿Su delito?: ser uno de los fundadores del movimiento de los Veilleurs, una iniciativa pacífica de jóvenes que organizan encuentros en los que se leen poemas, textos y cantan mientras encienden velas con el fin de «velar» a favor de la familia y del matrimonio.


A pesar de que se haya aprobado la ley que desnaturaliza el matrimonio, la sociedad francesa no se resigna y está poniendo al gobierno de Hollande contra las cuerdas. Niños, jóvenes y mayores, de izquierdas y de derechas, incluso homosexuales públicos siguen en la batalla global para la defensa de la familia.

El gobierno en un arrebato de impotencia ha elegido a Nicolás para dar un escarmiento a la ciudadanía, por la vía de la represión pura y dura. Las reacciones en todo el mundo no se han hecho esperar. No están dispuestos a que se les cierren la boca en la defensa de los valores.

Gente de todo pelaje ha pedido al gobierno francés la liberación inmediata de Nicolás. Ya se le considera en muchas partes del mundo un «preso de conciencia», acusado de «delito de opinión».

Diputados, ex ministros, filósofos, profesores, científicos, alcaldes, obispos, asociaciones antirracistas han puesto en marcha un manifiesto en defensa de Nicolás:

    “Las sentencias ligadas a tomas de posición políticas no tienen cabida en la patria de los derechos del Hombre. Esperando que la Justicia pueda reconsiderar su expediente, los firmantes de este llamamiento, más allá de sus divergencias políticas, intelectuales o espirituales, reclaman su inmediata puesta en libertad”

Lo que le ha ocurrido a Nicolás podría sucederle a cualquier persona que se atreva a defender a la familia. Podemos evitarlo, pídele al ministro de Exteriores de España, García-Margallo, que se interese formalmente por el estado de Nicolás y exija su pronta liberación.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Lo mas leido...